miércoles, 6 de septiembre de 2017

Elementary and Secondary Environmental Education Contents Repository

Elementary and Secondary Environmental Education Contents Repository

I. General Objetive
To curate contents regarding the topic elementary and secondary environmental education.

II. Specific Objetives
To search for resources regarding the topic elementary and secondary environmental education.
To establish criteria to select only contents that are relevant and useful .
To characterize the resources found under specific labels that let any user to retrieve and use the content that has been curated.
To find ways to publish and share the contents' repository, using web resources and social media.

III. Tools

A. Searching Tools

Primary searching tool Google Chrome
Secondary searching tools: data bases' programmed search engines (ex.: http://onlinelibrary.wiley.com/)
Tertiary search tools: specialized third parties curators (ex.: http://www.teachersfirst.com/)

B. Repository Tools

1. Already in use:
Chrome Bookmarks
Pinterest
Pocket
Diigo

2. New tools:
Feedly
Flipboard

C. Sharing contents tools:

Blogger
Google Sites
Facebook
Twitter
Linkedin

IV. What content?

The content to be selected has to be specific, concrete, relevant and useful. To be relevant, the content has to be closely and directly related with the topic "elementary and secondary environmental education". To be useful, the content has to be practical, meaning that it can be put in practice, that it helps in the day to day process of teaching and learning, the opposite to simply theoretical. To be concrete, the content has to deal with and specific subject. To be specific, the content has to give what it offers.

V. How to characterize?

The content selected will be grouped under categories. The rule of thumb will be 'to create categories only when it is absolutely necessary, the less the best'. The idea is to choose words that group the contents selected, and once the content has been selected, to pick up the category or categories that best fit the content, -the content selected can be under one or more categories-.

The idea is to try to choose categories that I already have created in my pocket, pinterest, diigo, or chrome bookmarks; and through time to unify those categories that were created with different terms, but that they mean the same. Also, regarding the already existing labels, to unify little details such as capitalizad terms, plurals or singulars, Spanish or English, among others.

How to decide when to use Pinterest, Pocket, Chrome bookmarks or Diigo: when the content curated is a reading document and the emphasis is on the reading rather than the images, the tool will be pocket. When the content curated is more visual kind of thing, more images than words, or the emphasis is in a visual procedure, the chosen tool will be Pinterest. Finally, when the object is a web site, that seems to last through time, the tool will be Chrome bookmarks. When the content is a quote in a document, a paragraph, a key term described in a sentence; in other words, is short, the tool will be Diigo.

VI. How to share the contents with others?

Every content curated will have a short personal comment, as a microblogging, that will be shared through social media such as Blogger, Facebook, Twitter and Linkedin, emphasizing how specific, concrete, relevant and useful the content is. In every microblogging a link to the repository where the document is stored, will be added.





 





miércoles, 25 de enero de 2017

Sistemas de Gestión Sostenible



Por: Juan Felipe Restrepo Mesa, Ms

Hace unos días dialogaba con un colega de trabajo acerca del éxito que una cierta organización había tenido en su gestión, al punto de atraer a un grupo inversor a comprarla. Me decía esta persona que en cierta ocasión le preguntaron ¿cuáles creía ella que habían sido los factores de éxito de dicha organización?  a lo que ella respondió  el recurso humano. Yo que conocía el caso, le dije que lo que en un principio había sido su mayor virtud, hoy se constituía en su mayor problema. Durante la última década la dirección de dicha empresa se echó literalmente el peso de sacar adelante la empresa sobre sus hombros; el despliegue de liderazgo ha sido infinito, cada día se vive como si fuese el último; es como un gran departamento élite de bomberos apagando incendios, cada día nacen y mueren un sinnúmero de iniciativas, unas pocas logran abrirse paso gracias al  esfuerzo y al tesón de un reducido grupo de entusiastas. Una gran masa observa impávida el frenesí de unos pocos, son como los pasajeros de un tren que va para adelante a todo vapor, bajo el lema  ¿para dónde va Vicente? para donde va toda la gente. Una organización así hace que un reducido grupo de personas se vuelvan imprescindibles para el éxito del negocio, en otras palabras, sin ellos el negocio no caminaría. ¿Qué pasaría entonces si dichas personas desaparecieran de la noche a la mañana? ¿Qué compró realmente el grupo inversor, si todo el valor de la empresa reposa en el corazón, el alma y el nervio de unas pocas personas?

Lo que quiero demostrar con este ensayo es que la Gerencia debería ocupar buena parte de su tiempo, en montar modelos de gestión que funcionen para todos los miembros de la organización y que sea autosostenible, es decir que funcionen hoy y siempre, que cualquiera, con las competencias necesarias, lo pueda conducir igual o mejor; que tenga tales características que garantice unos mínimos viables, independientemente del nivel de entusiasmo de los unos o el desgano de los otros, que huelga decir, siempre existirán unos y otros.

En primer lugar habrá que definir con claridad un modelo de negocios en el que firmemente crea la organización. Ese modelo debe ser el que trace la única agenda que sigan todos y cada uno de los miembros de la organización. Esta ha de ser tarea de la Gerencia, trazar una única hoja de ruta para todos, unificar agendas, algo que no se logra por decreto, sino a partir de mucho liderazgo.

Se debe tener claridad absoluta en el perfil de cada cargo, su alcance, su remuneración y el sistema de incentivos, de tal manera que se respete mínimamente el principio de que a responsabilidades iguales, ingresos iguales.

Se ha de procurar que si bien cada miembro de la organización puede tener su propio sistema de creencias, mientras haga parte de la organización y esté en pleno ejercicio del trabajo dentro del giro ordinario del negocio, deberá respetar el principio de congruencia es decir pensar, hablar y actuar en concordancia. Se deberá a su vez generar espacios de genuina apertura para que las personas expresen lo que piensen y hagan uso del derecho al disenso, sin el temor de morir en el intento, pero una vez se levante la sesión todos han de empujar para el mismo lado.

Se deberá echar mano del sistema de gestión de calidad que permita medir de verdad el estado de las cosas, sin maquillajes de último minuto y para ello se deberá desmontar el miedo que suele existir a cometer errores y lo que es peor  a reconocer que se han cometido.

Se deberá a su vez contar con un sistema de información  que informe, valga la redundancia, en tiempo real, el estado de cada uno de los frentes de acción del negocio, y se deberá procurar un muy efectivo sistema de comunicación en el que cada miembro de la organización confíe plenamente, y con el cual se garantice un acceso democrático a la información. Aclaro,  con ello no estoy queriendo decir que todo el mundo tiene que saberlo todo, indudablemente habrá de existir  jerarquías en el acceso a la información sensible del negocio, lo que sí quiero afirmar es que a niveles de responsabilidad igual, se debe tener igual acceso en calidad y oportunidad a la información.

Toda decisión se deberá tomar basados en información confiable, verificable y actual.

Los objetivos del negocio se discutirán y se negociarán entre jefe y subalterno con base en el modelo OGSM (objetivo, meta, estrategia e indicador de medición) y todos absolutamente todos los objetivos deberán ser generadores de valor para el negocio.

Cada miembro de la organización habrá de manejar un portafolio en el que consigne los aprendizajes más valiosos del día; se ha de promover el diálogo entre personas en torno a los problemas y las vivencias del día a día, y dichas conversaciones conjuntamente con los portafolios de cada individuo habrán de ir al sistema de Gestión del Conocimiento. Se dedicará tiempo a pensar en el negocio, y se procurará que los contactos entre personas bien sea uno a uno, o de manera colectiva, sean altamente productivos.

Se hará uso de todas las ventajas que ofrezca la estructura con las demás empresas del holding buscando hacer el negocio lo más rentable posible y empleando esta ventaja en el alcance del gran objetivo organizacional.

Pienso que una organización como la descrita se acerca a lo que yo he denominado un modelo de gestión autosostenido, con enormes posibilidades de trascender a través del tiempo.

jueves, 4 de agosto de 2016

La Ciencia Ciudadana, un espacio alternativo de enseñanza y aprendizaje.

Por: Juan Felipe Restrepo Mesa

La verdadera dirección del desarrollo del pensamiento no es de lo individual a lo social, sino de lo social a lo individual.
L.Vikostky

     En la sociedad del conocimiento se abren nuevos espacios desde donde el ciudadano puede participar como un actor principal en proyectos de investigación científica. Cada vez y con mayor frecuencia se escuchan los verbos que son antecedidos por el prefijo “co-“: “co-crear, co-generar, co-idear, co-prototipar”,  significando con ello que generar conocimiento ya no es exclusivo de unos pocos, y que en un mundo interconectado, como en el que vivimos, la voz del ciudadano cobra fuerza y se hace sentir. El presente ensayo busca dar respuesta a la pregunta  ¿Qué tan efectivos resultan ser los nuevos escenarios  de Ciencia Ciudadana, como espacios de enseñanza y aprendizaje para  la generación de conocimiento científico significativo?


     Es en un escenario cómo el descrito, donde confluyen de un lado la academia, representada en los estudiantes y los científicos investigadores, y de otro, la comunidad, algunos académicos piensan que los ciudadanos son meros recolectores de datos, que la academia pierde su tiempo, pues la calidad de la información no admite el tratamiento científico y que los estudiantes no hacen más que distraerse, perdidos en lo que se podría denominar “activismo científico”.


    La tesis que se pretende defender a lo largo de este ensayo es aquella que afirma que en los encuentros de ciencia ciudadana el ciudadano no solo contribuye a recoger información de calidad, aprende a aprender, construye capacidades, adquiere nuevas habilidades  y destrezas que lo posibilitará para abordar problemáticas cada vez más complejas que le aquejan a él y a su comunidad. De otro lado, al estar en contacto directo con el objeto de    estudio y comenzar un proceso de reconocimiento, el ciudadano se empodera, y se apropia de este. Para la academia resulta muy valiosa la participación ciudadana pues con los dispositivos electrónicos con los que se cuenta hoy en día, el alcance de la interconectividad y la precisión de las mediciones, ese ciudadano se convierte en los cinco sentidos del científico experto, generándose en esa sinergia, información de altísima calidad. Para los estudiantes, el participar en espacios de ciencia ciudadana, les permite poder trabajar en investigación aplicada, haciendo que su proceso de enseñanza y aprendizaje sea más pertinente y auténtico.


     En un artículo titulado “A Citizen Army for Science: Quantifying the Contributions of Citizen Scientists to our Understanding of Monarch Butterfly Biology” de Ries & Oberhauser (2015) se reportan una cifras que no se pueden  ignorar. El primer proyecto de Ciencia Ciudadana sobre la mariposa Monarca, tuvo lugar en 1950, es decir, la Ciencia Ciudadana no es un concepto nuevo. Los autores han estimado que a lo largo de estos 65 años, 2011 voluntarios han invertido 72000 horas  recogiendo información considerada útil para el estudio de la mariposa Monarca, y de las 503 publicaciones que sobre este organismo se realizaron entre 1940 y 2014, 17% utilizaron información cuya fuente fueron proyectos de ciencia ciudadana.


     ¿Qué es la Ciencia Ciudadana?, el laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, una de las instituciones más comprometidas mundialmente con el estudio de las aves, es también una gran promotora de proyectos de ciencia ciudadana, ha construido una interesante definición del término como la “metodología de investigación científica donde colaboran los científicos y voluntarios, para expandir (más no exclusivamente) las oportunidades de recolección de datos y proveer acceso a la información científica a los miembros de la comunidad.  En otras palabras, son proyectos científicos en los cuales, grupos de voluntarios se asocian con científicos para hacer investigación aplicada.


     Se le acusa a la Ciencia Ciudadana de producir información incompleta, poco confiable, no científica, sin embargo, Strien, Sway & Arco (2013) en un estudio sobre la calidad de la información hacen un llamado de atención sobre publicaciones científicas que se basan en lo que han denominado “información oportunista”, colectada sin protocolos estandarizados o sin un diseño de muestreo explícito. Queda claro que el problema no está en la Ciencia Ciudadana en sí misma, está en el diseño que los científicos hacen de su investigación y de los protocolos a utilizar.


     En un escenario como el descrito, uno de los roles del científico experto, ha de ser el de curador tanto de los protocolos, como de las metodologías a seguir y de las observaciones obtenidas, de tal suerte que la información que se recabe a lo largo del proyecto, tenga la calidad para servir de insumo en procesos de análisis y solución de problemas.


     Uno de los objetivos del presente ensayo es proponer otro actor que resulta ser determinante en el esquema de un proyecto  de ciencia ciudadana: el estudiante en formación de pregrado.  Se sugiere para él entre otras funciones, el rol de servir de enlace entre el científico y el ciudadano.  Asiste al científico experto, pues habla y conoce el idioma propio de la ciencia, y a su vez interactúa con el ciudadano, por ser él, en sí mismo, un ciudadano aún en formación científica; es interesante notar como los roles se pueden intercambiar entre el experto investigador y el estudiante, cuando este último sirve de maestro asistiendo no solo al científico en su acercamiento al ciudadano, ayudándolo a pararse en la realidad de la comunidad en estudio, también, ayudando al ciudadano a comprender los conceptos especializados que manejan los científicos.


     Si se mira este modelo desde la perspectiva histórica, se puede enmarcar en lo que en su momento fue la idea educativa del modelo alemán. Consuelo Gutierrez en su ensayo “Los modos de ser universidad y su comprensión del concepto de formación”, permite analizar el modelo de Ciencia Ciudadana a la luz de algunos de los rasgos más distintivos de este paradigma histórico: para el modelo alemán la Universidad según la expresión gráfica y musical de Georges Gusrdorf, es la de una “orquesta interdisciplinada” y según Guillermo de Humbolt
En la universidad el estudiante no existe para el profesor ni existe para el estudiante: ambos existen para la ciencia. La presencia y la cooperación de los alumnos es parte integrante de la labor de investigación, la cual no se realizaría con el mismo éxito si los estudiantes no secundasen al maestro.

Finalmente, para Humbolt, “la investigación es función universitaria, y la formación de la persona en si misma o Bildung, viene en paralelo con el Ausbildung, concerniente a la formación de la persona para el servicio.” No se puede  perder de vista que en el modelo de ciencia ciudadana se cumple tres funciones que tienen un peso específico equivalente, producir nuevo conocimiento,  formar al estudiante y al ciudadano, y solucionar un problema real que afecta al ciudadano.


     El modelo de Ciencia Ciudadana desde las miradas de las teorías de aprendizaje se revela como una banda transportadora que con Freire, lleva al ciudadano de ser ‘objeto’, a convertirse en ‘sujeto’ consciente y activo. Este proceso transformador que posibilita el ejercicio de la ciencia ciudadana, se lleva a cabo en todas las dimensiones del ser, en sus relaciones con el mundo ,  con el resto de las personas, con la sociedad, con las estructuras, como lo señala Pepa Franco (2008).  Franco nos recuerda que Freire distingue cuatro etapas de evolución de la conciencia: La conciencia intrasitiva, como la forma de conocer imperfecta e incompleta, escapándose muchos fenómenos de la realidad y de las interconexiones profundas entre ellos. En este punto el mundo es reducido, el individuo carece de una actitud crítica. Luego aparecerá lo que Freira denominó, la conciencia transitiva. Las personas comienzan a hacerse sensibles a otros problemas que los puramente vitales. Aparece posteriormente, la conciencia ingenua, y una interpretación simplista de los problemas, todo tiempo pasado fue mejor. Dependiente de otros, de las figuras de autoridad. Freire propone como un horizonte de llegada para esa banda transportadora, la conciencia transitiva crítica, la que solo es posible en el seno de una sociedad “abierta”, una en la que el individuo sustituye las explicaciones míticas por las causas verdaderas de las cosas y los acontecimientos. Freire, nos provoca cuando señala que la única forma valida de ayudar al sujeto a que ‘emerja’ de su situación no-humana consiste en hacerlo pasar de la conciencia intransitiva, a otra transitiva ingenua, y de esta a la conciencia crítica, y es precisamente, a través de ejercicios de Ciencia Ciudadana que se puede lograr de manera más expedita ese tránsito.


     Con Vigotsky, se puede afirmar que el modelo de la Ciencia Ciudadana, tal y como se está planteando, brinda al estudiante de pregrado la oportunidad del desarrollo, en un esquema netamente de interacción social. Están presentes el papel formador y constructor. El experto hace las veces de maestro que traza la línea de la zona de desarrollo próximo. Durante el proceso se darán situaciones en las que el experto comienza la solución, y el estudiante la completa, como por ejemplo, en la redacción de protocolos de muestreo, en la construcción de formatos, en la elección y uso de herramientas, en la interpretación de los datos, en la elaboración de los informes. En todos los casos habrá un elemento fundamental presente, la motivación del estudiante por aprender del experto y por servir a la comunidad. Franco en relación con la obra de Vigotzky, nos recuerda que la educación no es un proceso que culmina con el aprendizaje, va más allá, considera los desarrollos, por eso el modelo de ciencia ciudadana no puede ser visto con desdén, como un modelo más, en su lugar debe ser vista como una gran oportunidad de desarrollar en los estudiantes competencias sociales, a través del servicio que prestan a las comunidades, coadyuvando en la solución de problemas reales; lo que se conoce en educación como el principio de pertinencia y de autenticidad.


    Para el experto, el esquema ofrece una oportunidad insuperable de educar desde sus saberes. Esos saberes que ha construido con gran esfuerzo a lo largo de su trayectoria como investigador, y que a través de un ejercicio de ciencia ciudadana pone al servicio de unas comunidades en el ámbito local, nacional o mundial. Educa desde el ejemplo, como modelo a seguir para los estudiantes que participan del ejercicio. Educa desde el liderazgo que ejerce en las comunidades, coadyuvando a que se operen  procesos de transformación del sujeto y de su comunidad, convirtiéndose en individuos más críticos, empoderados y participativos. 


     La Doctora Marie Studer, experta en Ciencia Ciudadana de Encyclopedia of Life, nos  plantea cuatro niveles de ciencia ciudadana en los cuales es posible clasificar cada proyecto. Estos se organizan por niveles de complejidad, siendo el más básico el “Crowdsourcing”. En este primer nivel el ciudadano participa como recolector de datos. El uso cada vez más frecuente de teléfonos móviles inteligentes, han posibilitado que un sujeto, desde cualquier lugar del mundo, conectado a una señal de internet, pueda transmitir fotografías en alta definción, georefenciar un determinado sitio, y un sin número de sofisticadas aplicaciones más,  disponibles de manera gratuita en las tiendas virtuales de los proveedores de tecnología. El segundo nivel en complejidad, que plantea Studer (2016) se conoce como “Distributed Inteligence”, término que aún no cuenta con su equivalente en el Castellano (Inteligencia Distribuida, N. del T.), en el cual los ciudadanos ‘contribuyen’ con interpretaciones de la información en el plano más básico. El tercer nivel de complejidad es “Participatory Science”, (Ciencia Participativa, N. del T.), en el cual  los ciudadanos ‘colaboran’  en la definición del problema y en la recolección de datos. En el cuarto nivel, ‘Extreme’ (Extremo, N. del T.), la comunidad participa activamente en la definición del problema, en la recolección y análisis de los datos y en la co-creación de la solución a los problemas identificados.


    De vuelta al artículo de Ries y Oberhauser (2015) sobre las mariposas monarcas, un acervo investigativo de más de 70 años, se puede decir sin ambages que la ciencia ciudadana ayudó a los científicos a resolver uno de los grandes misterios de la biología, respondiendo a la pregunta ¿Qué le sucede a las mariposas Monarcas durante el invierno?; en años recientes la ciencia ciudadana ha hecho importantes aportes en materia de dinámica de poblaciones y en el estudio de las migraciones. Es incuestionable el valor que ha tenido para la ciencia la participación de la ciudadanía en el desarrollo de este tema en particular, y en muchos otros temas tan variados como la ornitología, la botánica, la ecología, la medicina, la geografía, la aeronáutica espacial, en la astronomía,  entre muchísimos otros. Recientemente, en el departamento de Bolívar, más de 35 instituciones educativas de la básica y la media,  adscritos al programa de ONDAS Colciencias (*) , se unieron en red, en el marco del proyecto piloto Expedición BIO Bolívar, y utilizando plataformas tecnológicas del tipo web 2.0, como EOL.org  y Inaturalist.org, se dieron a la tarea de levantar inventarios de flora y fauna alrededor de sus instituciones. Exploraron los saberes ancestrales de sus localidades y levantaron perfiles históricos de sus comunidades. Como resultado de este esfuerzo hoy se tiene una colección de flora y fauna, alojada en la Internet (http://www.inaturalist.org/projects/expedicionbio-ondasbolivar) con más de 310 observaciones y 156 especies identificadas, un proyecto que tuvo una duración de cuatro meses, y se llevó a cabo con apoyo del sector público y privado.


    Ha quedado plenamente demostrado que la Ciencia Ciudadana se abre paso como un nuevo espacio válido de Enseñanza y Aprendizaje, es una metodología de investigación aceptada y reconocida hoy por hoy, la efectividad de sus producciones dependerá de un buen diseño experimental como en cualquier otra modalidad de investigación. Es una herramienta poderosísima en procesos de transformación social y construcción de ciudadanía. Se hace necesario comenzar  a sistematizar las experiencias de ciencia ciudadana para hacer un acervo de buenas prácticas. Se propone desde esta reflexión, desarrollar modelos replicables, que se puedan implementar y que garanticen resultados exitosos de transformación social. Se propone además crear colectivos y asociaciones de ciencia ciudadana y que se implementen en las instituciones de educación superior, asignaturas, cursos de especialización, maestrías y doctorados, en materia de ciencia ciudadana.
Para cerrar este ensayo una bella frase de Lev Vigotsky:
“Si damos a los estudiantes la posibilidad de hablar con los demás, les damos marcos para pensar por sí mismos.”


Referencias

The Cornell Lab of Ornithology (2016). Recuperado de http://www.birds.cornell.edu/

Franco, Pepa (2008). El Aprendizaje de las personas adultas: Teorías de Aprendizaje. Universidad de Alcalá – Instituto Sindica de Cooperación al Desarrollo. Máster en Formación de Formadores Sociolaborales. Red de Escuelas Sindicales.

Gutierrez, C. (2008) Los modos de ser universidad y su comprensión del concepto de formación. www.javeriana.edu.co

Jordan, R., Crall, A., Gray, S., Phillips, T., & Mellor, D. (2015). Citizen Science as a Distinct Field of Inquiry. Bioscience,65(2), 208-211.

RIES, L., & OBERHAUSER, K. (2015). A Citizen Army for Science: Quantifying the Contributions of Citizen Scientists to our Understanding of Monarch Butterfly Biology. Bioscience, 65(4), 419-430. doi:10.1093/biosci/biv011

Studer, Marie (2016). Bioblitz, Environment Education Empowerment Action. En Mourra, V, III Bioconteo de las Ciénagas de la Virgen y Juan Polo. Fundación Ecoprogreso. La Boquilla, Corregimiento de Cartagena de Indias D.T. y C.


(*)    El Programa Ondas es la estrategia con la cual Colciencias fomenta una cultura de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación en la población infantil y juvenil, en especial en la escuela básica y media.

viernes, 22 de abril de 2016

Mirar y observar son dos cosas bien distintas: Los digitabellas

Mirar y observar son dos cosas bien distintas. A simple vista parecen unos niños y unas niñas comunes y corrientes, como de cualquier otra época, corren, juegan  y se divierten con sus tabletas electrónicas, son inquietos por la ecología y el futuro del planeta. Nada que se salga de lo esperado. Sin embargo, cuando me coloco mi casco super-especial para la detección de mutaciones y enciendo los lentes de visión holográfica, cosas fascinantes se descubren ante mis ojos.

El primer rasgo que salta a la vista son sus grandes aparatos auditivos que les permiten escuchar múltiples conversaciones al mismo tiempo; es un sistema de registro de audio de amplio espectro para toda clases de longitudes de onda, siendo capaces de detectar cualquier cambio en el estado de ánimo de las personas que estén a su alrededor.

Al ver sus manos observo unos dedos larguísimos con los que puede alcanzar virtualmente todo cuanto está a su alrededor y que se mueven sumamente rápido, estos han logrado adaptarse perfectamente como una extensión más, de cualquiera de los dispositivos electrónicos que tenga a su alcance, es por eso que son llamados los digitabellas, del latín tabella que significa pizarra y digital, dedos.

Están brotando entre nosotros como una mutación que se desencadenó por la exposición temprana a los dispositivos electrónicos, muchos de ellos dicen primero ‘Youtube’ que mamá.

Sus ojos compuestos son como los de las abejas, permitiéndoles un arco visual de 360 grados. Uno se sorprende al notar que aunque pareciese que dichos órganos están ocupados en resolver complejos movimientos en la consola, pueden percibir al adulto en la puerta, al otro lado de la habitación.

Los órganos de fonación de estos nuevos seres poseen unos amplificadores para gritar todo el tiempo sin desfallecer.

He descubierto que tienen alojado en su mente una gran central de control desde donde se manejan todas las funciones vitales y las relaciones con el mundo exterior. Así que si se necesita pueden pasar el día entero en modo repetición “quiero mi tableta”, mientras que las demás funciones siguen operando con total normalidad.

Tienen un corazón gigantesco que tiene la capacidad de reconocer los verdaderos y más genuinos sentimientos de las personas a su alrededor, capaz de amar sin medida a todo aquel que los ame de verdad, y que piense, hable y actúe con total coherencia, pues todos sin excepción son alérgicos a la incongruencia.

Aman su planeta y tienen un valor inconmensurable por defenderlo. Lástima que a esta temprana edad muchos de ellos no logran ver el radio de acción que tienen, y quizá, una vez crezcan y lo descubran, la batería del procesador de la proactividad se habrá agotado.


Estas son algunas de las características que he logrado descubrir de estos maravillosos seres, que nos obligan a observar y escuchar en lugar de solo mirar y oír.

jueves, 14 de abril de 2016

Derribando muros

En el libro Creando Colegios 2.0, Chris Lehamn hace un planteamiento muy interesante, cuando nos invita a salir de nuestras salas de profesores tradicionales (build your own faculty lounge), ese lugar físico, misterioso, desde donde entran y salen docentes, se respira un aire de pesimismo, y nada se puede porque “eso ya se hizo aquí y no funcionó”, y explorar nuevos espacios virtuales en donde nos conectemos en redes con otros compañeros que tienen nuestros mismo intereses, involucrándonos en conversaciones que nos hacen crecer profesionalmente y con las cuales potencializamos nuestra capacidad transformacional.

Este es un ejemplo de cómo derribar esos cuatro muros omnipresentes y que hasta hoy nos confinaban y nos condenaban a permanecer en espacios físicos limitados, que igual tienen una relación directa con esa mirada del mundo rígida, anquilosada, pesimista, aburrida, monocromática o la sumo bi-cromática y estática, donde todo en lugar de crecer decrece e involuciona.

Lo mismo está sucediendo en el aula de clase donde todo está empaquetado: contenidos, asignaturas, planes de estudio, grados y niveles, trimestres, bimestres, períodos y ciclos. En la educación tradicional vivimos aislados los unos de los otros en un archipiélago de ideas desconectadas, sueltas, aisladas, como el Robinson Crusoe de Defoe, en su isla, soñando con un Viernes escondido en algún lugar.

Sin embargo, hay luces de esperanza y si hay otra forma de hacer las cosas, si hay forma de derribar esos muros, de disolver esas barreras artificiales que obedecen a una educación de épocas pasadas. El mundo de hoy exige con urgencia cuatro competencias fundamentales: Cooperación, Comunicación, Creatividad y Pensamiento Crítico, y nosotros tenemos la obligación de facilitar la creación de esos ambientes de aprendizaje que favorezcan la formación y el fortalecimiento de dichas competencias.

Ello no se logra en un mundo como el que hemos descrito. Es gracias a la tecnología, esa palanca con la que Arquímedes soñó que podía mover el mundo, que podemos conquistar nuevos espacios para la creación, donde el todo es mayor que la suma de sus partes, donde las personas se encuentran, dialogan, intercambian ideas, construyen saberes, exploran, descubren, y sueñan juntas mundos mucho mejores.  En este nuevo paradigma, no hay un lugar en específico, porque el lugar es cualquier lugar, y no hay un momento en particular, porque ocurre en todo momento, no hay husos horarios, no hay fronteras, no hay dictaduras, no hay absolutos.


Podrás decir, amigo lector, que todo esto suena a un sueño mesiánico, y yo debo responder que hoy es una realidad posible para muchos que nos hemos atrevido a repensar el estatus-quo; somos muchos los docentes, pues hablo desde el ámbito de la educación, que hoy hemos emprendido un viaje de no retorno, cuyo primer paso será el MOOC de INTEF de cinco semanas de reflexión en torno al tema un educación expandida, aprender desde cualquier lugar y en cualquier momento. Nuestra misión en adelante será derribar esos muros que nos limitan y crear espacios, construir redes de aprendizaje, comunidades de conocimiento, unir esfuerzos, repensar, soñar y finalmente plasmar todas esas buenas ideas, para lograr un mundo mejor. 

lunes, 11 de abril de 2016

"¿Qué producto cultural define mi acción docente diaria?"

Creo que el rol del maestro es ayudar a parir todo ese universo maravilloso que esta guardado en el corazón de cada uno de nuestros estudiantes. Oh Captain my captain....Quizá fue viendo la Sociedad de los Poetas Muertos, por allá en el verano del 1989 que sentí las mariposas en el estómago, ese llamado de esto que es sin duda una vocación, todo menos que un camino de rosas, la noble tarea de ser maestro.

Un saludo a todos los compañeros del MOOC #eduexpandida

Cordial saludo para todos los compañeros del MOOOC #eduexpandida. Mi nombre es Juan Felipe Restrepo Mesa, soy docente de niños y niñas entre los ocho y los doce años, de ciencias naturales, en una institución educativa privada bilingüe de la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, Sur América. El nombre de mi institución es Colegio Británico de Cartagena. Este es mi segundo MOOC con INTEF, el primero fue el Aprendizaje Basado en Proyectos, y fue una experiencia maravillosa. Soy Biólogo Marino, tengo 52 años, me encanta la fotografía y amo la naturaleza y en particular las aves. Soy un creyente de la educación como la única forma de transformar al mundo y cerrar las brechas sociales. Creo que los docentes tenemos la responsabilidad social de estar siempre a la vanguardia con todas las estrategias que nos permitan mediar entre el conocimiento y nuestros estudiantes, en un mundo donde existe una gran movilidad, y una gran interconectividad. Por ello me he inscrito en este MOOC para conocer una estrategia que me permita explorar todos los posibles límites a los que pueda yo alcanzar con mi misión de educar. De nuevo un saludo fraterno a todos lo compañeros, y un abrazo enorme a los organizadores y maestros que han puesto todos su empeño para que este MOOC sea una realidad, quizá algún día estemos también nosotros allí, muchas gracias, deveras muchísimas gracias.